divendres, setembre 22

Síndrome de Aspergen y TIC (2)

Algunos avances.
Le propuse a Miquel que me escribiera un mail contándome lo que -según él- habíamos hablado.
Triste de mí.
Lo que dije cayó en un espacio que todo lo disuelve.
Así que tuve que estructurar el trabajo por pasos:
1. Consigue tener tu propio correo electrónico (sus padres no lo dejan usar Internet, seguramente por temor a que se quede enganchado).
2. Una vez lo tengas, envíame un mensaje con tu texto como anexo.
3. Imprime el mensaje entero. Que se vea el encabezamiento.

Pasaron dos días y Miquel me evitaba por los pasillos. Al final tuvo que hablar de ello. Por lo que puedo vislumbrar, le cuesta pasar a la acción pero mantiene la responsabilidad, no se despreocupa de ello. Por eso me resulta indispensable descubrir hasta dónde puedo exigirle sin ejercer una presión que lo colapse.
Miquel no había hecho absolutamente nada. Se me ocurrió entonces decirle que su misión era conseguir hacer lo que le había pedido.
Sus ojos brillaron y sonrió. Entendí que debo articular mi discurso de manera ordenada y enfocada hacia un objetivo claro.

Para mi gran emoción, esa misma noche recibí el mensaje de Miquel. Un fichero anexo con un texto emotivo con el título de Mi problema. Un buen ejercicio introspectivo que nos ayudó a conocernos. Mi propia primera misión: cumplida.

Acordamos que dos veces por mes -como mínimo- me tendría que enviar un trabajo por mail.

Hoy vino a contarme que había construído una catapulta con un lego. Es muy bueno en este tipo de trabajos. Le propuse que escribiera cómo lo había hecho de tal manera que otro compañero pudiera construirlo basándose en sus instrucciones. Le sugerí que estructurara la secuencia en pasos (1, 2, 3...). Le costó empezar e insistió en que se expresaría mejor con dibujos. Argumentó- de manera impecable- que la misma empresa Lego da las instrucciones con esquemas y planos.
Le propuse entonces que hiciera una exhibición de la catapulta a sus compañeros y les explicara oralmente cómo la había hecho.

No sé si habría funcionado con otros de sus inventos... pero la expectativa que generó la visión de la pelota - el "proyectil", en boca de Miquel- lanzada por el aparatito basado en un motor a pilas fue tal, que se generó una gran atención. Le pedí a la más movediza que se encargara de hacer fotos con su móvil de la improvisada conferencia (en cuanto me las mande las colgaré).

Miquel fue explicando todo con soltura -teniendo en cuenta que lo hacía en castellano- e impresionó a las chicas con su cuidado léxico técnico. Le vi cierto aire de sabio distraído que puede beneficiarlo dentro de unos años...

Le pedí al resto de la clase que explicaran por escrito cómo había construído Miquel la catapulta.
Entonces Miquel alzó los ojos a un punto imaginario, balanceó rítmicamente el torso y se puso también a escribir.

Más sobre el Síndrome de Aspergen con orientaciones a familia y educadores.

1 comentaris:

Blogger villaves ha dit...

Fantástico compañera, eso es trabajar la integración e implicarse en la misma. Pocos casos conozco tan ilustrativos. Soy un apasionado de las TIC y la educación especial, de hecho trabajo en un centro de recursos para educación especial: http://www.pnte.cfnavarra.es/creena en esta página tienes muchos recursos y tengo un blog http://villaves56.blogspot.com echales un vistazo. Felicidades y seguiré tu blog...

3:10 p. m.  

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici