diumenge, de setembre 21

Dura la pobreza...

Es dura la pobreza... Cuando era chica, en mis vacaciones en La Riestra se me hacían evidentes los casos de extrema necesidad. Esos detalles que delatan el hambre ("-Deme 2 pesos de mortadela y un peso de kerosén", y mi tía en el boliche afilando el cuchillo para tajear la delgada rodajita... para muchos. Luego, se agachaba para embocarle al embudo en la botella que iluminaría tan magra cena)

Por eso hoy traigo este cuento de Juan José Morosoli (escritor uruguayo, 1989) : El velatorio


BENTOS había terminado la jornada. Tomaba unos mates, tranquilo, sentado sobre un tronco cuando llegó la policía. Venía a mata caballo con el aviso del comisario. Mandaba decir éste que fuera al pueblo enseguida.

-Qué pasa? -preguntó Bentos.
-Parece que un hijo suyo "es" muerto.
Bentos ensilló en seguida y partió.

Si quieres leer todo el cuento completo, haz clic aquí.

Etiquetes de comentaris: ,

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici